Elecciones y hombres gallo.

img_20161013_145357_hdr

Últimamente las mujeres nos hemos visto en el paredón de la actualidad con los recientes hechos de la política norteamericana. Por uno y otro bando parecen verse afectadas las mujeres. Desde fuera, lo que se ve, nos empuja a preguntarnos ¿Porqué al hombre americano le gusta agredir a la mujer? Por un lado se acusa al marido de una de las candidatas de abusos contra las féminas, y el otro candidato no hace otra cosa que agredir verbalmente a las mujeres con autenticas obscenidades, poniendo postura de gallo.

¿Por qué necesita el hombre americano agredir a las mujeres para sentirse más seguro? ¿Es qué no se avergüenzan?¿No se acuerdan de sus madres?¿Es sólo el americano? Me pongo roja cuando recuerdo que en mi tierra se cultiva el afamado macho ibérico. Pequeñito pero matón.

Es como si a través de la humillación de la figura de la mujer este tipo de hombre se sintiese fortalecido. En América, la lucha de la mujer por alcanzar un lugar dentro de la sociedad ha sido dura. Entre 1776 que por primera vez, y por accidente, se aprobó el sufragio en Nueva Jersey, y 1920 año en el que finalmente se admite el sufragio femenino en Estados Unidos hay 144 años de lucha activa de las mujeres, y algunos hombres conscientes, para lograr únicamente el voto… Y no está en mala posición respecto al resto del mundo, el sufragio femenino aún no es universal.

De todas formas, haber  ganado el voto no significa que toda la lucha haya acabado. Me llama la atención que las mujeres que supieron ganarse, de forma tan inteligente, el respeto de los hombres, durante su lucha por el sufragio, aún hoy, en Estados Unidos tienen como costumbre renunciar a su nombre de soltera al casarse, aún hoy se enfrentan al tópico del hombre macho y la mujer fresca, que tanto se han esforzado por recordarnos estas últimas semanas, desde un bando y otro de las elecciones estadounidenses.

Ahora que vivo aquí, y puedo analizar la situación de forma directa, solo puedo decir que la mujer estadounidense me parece una mujer independiente y fuerte, responsable y decidida, que en muchos casos parecen sostenerlo todo, el hogar y el trabajo. En absoluto dominada y sí muy consciente.

Creo que han de ser fuertes, porque si no las quiebran. En un sistema en el que la debilidad se condena, ellas han de ser más que fuertes, son el baluarte de la familia. Aún así, puedo ver bastante igualdad. Es más. Yo aquí me siento chiquitita, porque aún sigo preguntando a mi marido si no le importa que salga un viernes. No me imagino a estas mujeres pidiendo permiso para salir. Y me parece que en eso reside ese falso papel de macho alfa que esgrimen determinadas figuras políticas de aquí. Piensan que doblegando pueden demostrar la fuerza que no tienen para ensalzar, y les duele ver que gente como el actual presidente Obama no necesitan esgrimir tales comportamientos para ganarse el respeto de su país. Ya que ellos no saben como ganar ese respeto, sólo saben conquistar el silencio que provocan sus hazañas contra las féminas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s