Se VAn

img_20161015_154746-1

Se van. Han venido, han estado y ahora se van. Parece un mero trámite pero no lo es, cuando sabes que van a pasar por lo menos meses antes de que puedas volver a disfrutarlos, te vienen todos los dolores. De pronto, todos los recuerdos de tu infancia, de tu niñez, te clavan una daga dentro que se retuerce como una serpiente.

Mi padre siempre decía, que la gente para la que eres importante, los que te quieren incondicionalmente, se cuentan con los dedos de las manos. Y la mayor parte de ellos los conociste en tu infancia.

Mientras estaban, solo pensabas en el momento, en aprovechar todos los huecos posibles para escapar y hacer los planes que llevabas tiempo sin poder hacer. Tu ego, presente, se enciende y no puede parar de pedir. De pronto, te conviertes en un ser que lo quiere todo y no quiere nada. Porque está en nuestra naturaleza ser desagradecidos.

Pero entonces se van y ves como se cierra la puerta. Y tus raíces se alejan, con suerte al avión, y tú sabes que es tu deber no protestar, y aunque quisieras no puedes ni hablar. No hay garganta que aguante ese escozor sin activar el lacrimal de los ojos. Y eso es algo que no quieres hacer, al menos ahora no, debilidad no. Y se van. Y no puedes correr detrás, ni pedir que te lleven. Porque no es racional. No es lo que deseas, en realidad. O te conviertes otra vez en su niña, o no quieres volver. No puedes articularte.

Recuerdas los momentos con tu madre. Cuando existía el sofá, las compras, las comidas, las charlas, los momentos. Le recuerdas a él, con su guitarra cuando sabía reír, con el acordeón, los perros, jugando al balón, en el bosque, su pipa, por las noches con su mirada ya amarga. Las risas y las discusiones. Le ves a él, que se ha convertido en una parte de su aroma. Ahora él, estará siempre en ella. Y te gustaría saltar, correr hacia ellos e impedir que se sigan alejando, que sigan existiendo más allá de esos recuerdos, en los que deseaste, deseas, vivir eternamente.

De pronto volviste a ser la niña. Pero de nuevo se van y tendrás que apagarte de nuevo, cerrar las luces. Cabalgar de nuevo el camino. Eres una mujer. Eres dócil. Una entre millones, y aquellos para quien fuiste luz, a quienes abrazar…se van.

Te van sobrando los dedos de la mano.

 

 

 

Anuncios

2 thoughts on “Se VAn

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s