Me estoy volviendo Friki…

Durante mi niñez tuve muchos riesgos, pero ser friki no estaba en la lista de riesgos. Mis padres  eran de la cofradía del puño cerrado, y yo gastaba demasiado rápido el dinero, como para poder coleccionar algo. Prefería los bollos y las chuches a cualquier colección. Vivía el momento.

Ahora con una edad determinada, una boca perjudicada, y la escasa libertad de la maternidad la cosa se complica por momentos. Más cuando tienes algo de dinero ahorrado.

El sentimiento friki, es sigiloso, no te das cuenta, te asalta y se convierte en obsesión… Te sientas un día con tus niños, llena de inocencia, para ayudarles a jugar con los regalos de navidad, y acabas aburriéndoles con tus indicaciones y apoderándote de sus juguetes. De pronto, te encuentras con tu pareja, suplicándote que des ejemplo a los niños y vayas a cenar de una vez.

mamaobs

Conviertes el lego, colección de cromos, cochecito teledirigido, la consola… en una especie de objeto intocable, que marca una “Era” del hogar, el día en que por fin te divertiste tú. Nadie puede acercarse a menos de dos metros. Sobretodo los niños, ¡que menudas manitas tienen!…

Ese juego es un símbolo de poder, tu símbolo. Tú también “puedes” ser una buena madre, de esas que saben jugar, que ríen y lloran jugando. Eres la mejor. La más divertida y desprendida… Llegas a preocuparte sobre tu actitud…

kungfufriki

De pronto un día, se acaba el juego. Ya no da más de sí. Ya sea la colección de cromos, el lego…da igual. No te lo puedes creer ¿Ya? ¿Ahora que por fin has entendido el idioma secreto de las instrucciones? ¿Ahora que no tenía secretos para ti? ¿Ahora que eras la mejor mamá?

Entonces te pasas un par de noches, mirando al símbolo de tu pasado esplendor, de reojillo, con un aire de lastimero hastío. Suspirando profundamente mientras cenas sin que nadie alcance a entenderte…

Más tarde, cuando por fin se te ilumina la bombilla, (la casa nunca ha funcionado tan bien), empiezas a convertir las cenas y baños en una maratón para poder dedicar las noches a aquello que tanto deseas… “El estudio de mercado”

merc

Te pasas las noches buscando ofertas que hagan más justificable tu objetivo hasta para las mentes más críticas.

Por fin un día en que nadie te mira…compras un nuevo juguete de la colección. Uno más grande. Antes, para alegría de tus niños te asomas con ellos a una tienda de juguetes, para estudiar la posible víctima de cerca. Por supuesto, cuando por fin te decides tus hijos no están de acuerdo en la elección, quieren otro.

Llega por tanto el periodo de “la Negociación”. Este periodo es difícil. Esos pequeños seres saben más de lo que suponías. Te enorgullece que  sean conscientes de lo que desean, y persistentes, pero en esta vida hay que ser más flexibles…

Por supuesto el “Frikismo” es un fenómeno profundamente estudiado por las empresas de juguetes, por ello ahora los juguetes no son meros objetos de entretenimiento. Son sagas de entretenimiento. Auténticas sagas infinitas que incluyen desde el insignificante objeto con el que te iniciaste hasta películas, pasando por libros interminables, pins, imanes, ropa…y objetos de decoración.

 

Cuando llegas al punto de la ropa del hogar,  ya nadie pregunta, todos lo asumen, saben que los juguetes son para ti.  Ahora es el  niño, quien se sienta a tu lado para pasarte las piezas…Pobrecita, te dejan que disfrutes, al fin y al cabo, eres una friki. Si alguien protesta un gruñido basta…saben que de tí depende su paga.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s